Belice y la isla de los pies descalzos

Encontré la belleza de Belice al caminar descalza en sus playas. En Cayo Caulker, una preciosa y pequeña isla en el Caribe, es común ver a los viajeros caminando sin zapatos, disfrutando cada granito de arena rozando la planta de sus pies. Los que han estado más tiempo en la isla, caminan con zapatos para ir a trabajar, pero una vez que su día laboral termina, dicen que uno de sus mayores placeres es caminar despojados de calzado.

Estuve pocos días, y decidí perderme por unas horas explorando las calles de Cayo Caulker. Platiqué con gente de la isla que encontré en mi camino. Pescadores, amas de casa y estudiantes. Diálogos quebrados entre el inglés y el español. La tierra del “spanglish”. Todos ellos con historias de vida relacionadas con migración. Algunos a la capital del país, la ciudad de Belice, o a otros destinos como México o Guatemala. Sin embargo, todos ellos con añoranza de regresar a aquella, su isla descalza.

Experimenté la frescura de Belice por medio de su gente. Rostros sonrientes, curiosos para platicar con el viajero. Miradas suaves. Quizás no hay pueblo tan amable como el de dicha isla. El pueblo que hace que uno se sienta en casa. El mismo pueblo que porta con orgullo la cultura criolla mestiza, garífuna y maya.

(Andrea Arzaba, 2015).

Arzaba Belice 1

Arzaba Belice 1

Arzaba Belice 3

Arzaba Belice 4

Arzaba Belice 5

Arzaba Belice 6

Arzaba Belice 7

Arzaba Belice 8

 

2 thoughts on “Belice y la isla de los pies descalzos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s