“Las mujeres pertenecen a la cocina”

Su padre no la dejaba salir. Ni a ella, ni a sus hermanas. Era un hombre estricto y recio, con un bigote negro azabache bien poblado. Sus ojos verdes, tan oscuros como las hojas de un pino, eran muy expresivos. Ella temía verle enojado, por lo que prefería no preguntar más. Si había alguna celebración en el pueblo, tenía prohibido asistir, por el simple hecho de ser mujer.

“Las mujeres pertenecen a la cocina”, le repetía continuamente.

Así pasaron los años, hasta que llego el día en el que ella ya pudo valerse sola. No lo pensó dos veces. Isabel decidió tomar otro camino, y partió a la Ciudad de México…

 

(Andrea Arzaba, Febrero 2012)

One thought on ““Las mujeres pertenecen a la cocina”

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s