¿Qué se le pregunta a una prostituta?

READ IT IN ENGLISH HERE

Texto en inglés, escrito para el especial de “Prostitución” del blog: The SunFlower Post

Nunca he hablado con una prostituta, pero la idea siempre me ha llamado la atención. Recuerdo que en mis clases de periodismo, en la Universidad, varias veces comentamos la posibilidad de hacer algún reportaje sobre este mundo paralelo, mismo que se recrea cada noche en la Ciudad de México.

Nunca lo hicimos.

En la calle que colinda con el departamento en el que vivo, en un edificio viejo, color café, en una colonia céntrica en la Ciudad de México, a partir de la media noche siempre pasea una prostituta. Alta, de cabello largo y negro, con vestidos negros y lentejuelas, muy cortos y maquillaje cargado. Los labios rojos y la sombra, vistosa en los parpados, siempre oscura. No parece tener una expresión fija. Nunca la he visto sonreír, pero tampoco fruncir el ceño. Simplemente espera a algún coche que se pare.

Algunas noches que he regresado de cenar o de la casa de algunos amigos, tengo que cruzar en donde ella espera. Ya me la he topado en la calle y siempre, instintivamente, he acelerado el paso. Nunca me he parado a decirle “Buenas Noches” o un “¿Qué tal? ¿Cómo le va?” Me parece que sería una situación incómoda ¿Qué podría responder? ¿Sería amable? ¿Sería descortés? ¿Me ignoraría?

Cruzo la calle a paso veloz,  y a los pocos segundos, al llegar a la puerta de mi departamento, regresan a mi mente mis clases de periodismo y los pensamientos de hacer un reportaje sobre ella ¿Y si le pido que me deje platicar con ella, aceptaría? ¿La habrán entrevistado anteriormente?¿Sus preguntas habrían sido lo suficientemente buenas? ¿Habrá dado respuestas cortas? ¿Le habrán fallado?

Hay preguntas delicadas. Cuestiones que no se pueden hacer la primera vez que uno conocer a su entrevistado. Se tiene que ir con cuidado, ya que si se pierde la confianza, se pierde todo. Pero tampoco se puede ignorar el hecho de que uno esta ahí, como reportero, para escribir sobre este oficio de noche, del que poco se sabe. Uno quiere escribir sobre sus penas, sobre sus preocupaciones y sobre sus alegrías. Uno quiere humanizar y darle nombre a esta mujer que se pasea de noche.

Si la tuviera de frente y ella aceptará darme una entrevista, la primera pregunta sería: ¿Cómo llegaste a este oficio? Quizás sería una historia dolorosa, como las que se leen en los periódicos en donde las chicas de provincia son extorsionadas a ejercer la prostitución. O quizás me llevaría una sorpresa, y sería un relato en donde ella eligió este oficio por convicción.

Quizás también le preguntaría si tiene familia. Y si su oficio es un secreto, o si ellos saben que ella es prostituta. ¿Cómo fue el momento en el que se enteraron de su oficio? ¿La habrán corrido de su casa? ¿La habrán aceptado? ¿O le habrán cerrado las puertas de su hogar?

También me gustaría saber si ella piensa en el futuro. O si solo vive en el presente. Si tiene alguna pasión en la vida, si tiene alguna comida favorita. Si le gustan los perros o si prefiere los gatos. Si alguna vez se detiene para mirar al cielo ¿Y de que color lo ve? ¿El cielo es siempre gris, o a veces también se tiñe de rojo? ¿De azul?  ¿De negro?

Una noche más abro la puerta del departamento y me meto al cuarto. La ciudad de México vibra. La música de fiesta entra por mi ventana. Ya es más de media noche y la prostituta sigue caminando. Sin una sonrisa y sin fruncir el seño. Simplemente espera.

(Andrea Arzaba, Mayo 2012)

 

7 thoughts on “¿Qué se le pregunta a una prostituta?

  1. El problema que tenemos quienes estamos dentro de este mundo de la prostitución es la cantidad de prejuicios, mitos y estereotipos existentes que llevan a que mucha gente no se quiera acercar a nosotros o incluso nos desprecie.

    Mira, como dices lo primero es su confianza. Si quieres hacer una buena entrevista con una prostituta, debe ser una entrevista de amiga a amiga. Nada invasiva, comienza por invitarla a algo, el simple gesto de sentarte en un café a tomar algo con ella ya será un gran avance pq la mostrará que no la rechazas. Si eres medianamente simpática y ella necesita un descanso, aceptará la propuesta.

    Cuidado con revelar tu condición de reportera demasiado pronto porque los medios las han tratado tan mal que las chicas desconfían sistemáticamente de cualquier periodista. Simplemente ve como una persona curiosa, interesada en ella, y por supuesto NO GRABES NADA SIN SU PERMISO. No vas a hacer una entrevista, sino a preparar el camino para poder hacerla. Vas a conocerla, a ganarte su confianza, a tantear el terreno.

    Sólo mediante un proceso constante, paciente y pausado esa persona se te irá abriendo poco a poco. Conócela a ella y a su mundo. Acompáñala en sus largas jornadas, que vea que la interesas más como persona que como objeto de estudio. Puedes entonces plantearla la posibilidad, siempre respetando sus límites, de entrevistarla formalmente. Además así sabrás exactamente qué preguntar, porque tonterías como “para ti qué es el amor” son cuestiones alejadas de su día a día que sólo se le pasan por la cabeza a quienes desconocen esta realidad.

    Por cierto, si queréis saber un poco más sobre el tema he abierto un blog para dar a conocer el mundo de la prostitución:

    http://barriorojo-esl.blogspot.com/

  2. Te respondere.

    1) Llegué por necesidad económica. Tenía que pagar de alguna forma la universidad y la beca que tenía (cabe decir que por excelencia académica) no me alcanzaba. 900 pesos para pagar la renta, comida, libros e inscripción era una burla. Trabajaba por las tardes medio turno, 400 pesos a la semana.. entraba a las 4, salía a las 10. Cuando me volví prostituta ganaba el triple en un día.

    2) Lo hago en secreto, aunque mis padres sé desatendieron de mi desde hace tiempo, mi familia no lo sabe ni lo sabrá.

    3) Sí; pienso en el futuro. No le doy mucha importancia a las horas que le dedico a esto.. prefiero olvidar.

    4) Mi pasión es mi carrera, y planeo terminarla. Ayudo en un orfanato por las tardes y cada fin de semana doy clases de alfabetización. Todo esto, financiado por mi cuerpo.

    5) Mi comida favorita es cualquiera que lleve mariscos.

    6) Prefiero los gatos.

    7) Sí, miro el cielo todas las noches aunque llueva. No todo es gris sabes? Hay vida fuera de la prostitución.

    Algo que puedo decirte es que, después de que comencé, nunca más volví a enamorarme.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s